Industria del automóvil

Industria del automóvil
 
  • Más

    La elección de los humidificadores CAREL para la industria automotriz asegura los siguientes beneficios:
    • Alta capacidad: los requisitos de hasta 1000 l/h pueden ser cubiertos por una sola unidad de bombeo, incluso sirviendo a múltiples zonas. Esto minimiza los costos de inversión.
    • Libre de silicon: para evitar defectos en la pintura de la carrocería del vehículo, los humidificadores adiabáticos CAREL garantizan la ausencia total de partículas de silicon introducidas en el medio ambiente.
    • Alta precisión: las soluciones de humectación CAREL cumplen los más estrictos requisitos de precisión (hasta +/- 1%) para un control óptimo de los procesos y la calidad del producto final.
    • Confiabilidad y redundancia: de los sistemas automáticos de backup y rotación de la unidad de bombeo para garantizar la operabilidad en todas las condiciones, para todos los procesos de producción que requieren un funcionamiento continuo
    • Ahorro de energía: grandes cantidades de humedad adicional se pueden introducir en el ambiente para un consumo de energía muy bajo (sólo 4W por litro/hora con atomizadores de alta presión).

     

  • Características generales

    Las industrias automotriz y aeronáutica han visto un impulso considerable para la mejora continua de los procesos de producción. Las principales empresas de las industrias están cambiando su enfoque a la fabricación de mayor calidad y más respetuosa con el medio ambiente.
    La introducción de pinturas a base de agua para carrocerías de vehículos significa que el control de las condiciones de temperatura y humedad en las cabinas de pintura es esencial.
    La humedad del aire demasiado elevada provoca una excesiva dilución de la capa de pintura sobre el cuerpo, causando por lo tanto la formación de diminutos "bolsillos" de líquido que, después del secado, pueden causar defectos y la formación de pequeños cráteres en la superficie.
    Por otra parte, una humedad demasiado baja puede causar una evaporación excesiva del agua utilizada para diluir las pinturas, haciendo mucho más difícil la aplicación del producto y aumentando el consumo de pintura para asegurar el espesor mínimo correcto de la capa.
    La industria automotriz también cuenta con el uso de materiales de nuevos conceptos. En particular, el procesamiento de materiales compuestos (tales como fibra de carbono) se ha vuelto más y más común.
    Para asegurar el manejo correcto de estos materiales, el control absoluto y preciso de la calidad del aire es requerido en el ambiente de producción, incluyendo la humedad del aire. Muy alta precisión y confiabilidad son, por lo tanto, requisitos fundamentales de los humidificadores utilizados.
    Otra aplicación típica en el sector del automóvil incluye cámaras de ensayo. Dentro de estas habitaciones especiales, se crean condiciones climáticas extremas (hasta 95% rH), con límites muy estrictos en términos de tolerancia y precisión. De esta manera, los componentes mecánicos y eléctricos se resaltan hasta los límites, para probar el comportamiento y verificar el funcionamiento.

    En entornos industriales que utilizan equipos y sistemas muy sofisticados, es necesario minimizar el riesgo de cargas electrostáticas.
    Para evitar la acumulación, es importante garantizar un nivel de humedad superior al 30%. La baja humedad relativa hace que las descargas sean más probables, lo que puede golpear y dañar la maquinaria.
    El nivel de humedad adecuado también es necesario para garantizar la comodidad de los trabajadores de la producción. Mantener la humedad relativa entre el 40% y el 60% asegura condiciones óptimas para el confort personal, reduciendo las ausencias por enfermedad del trabajador, sobre todo en los meses de invierno.