Humidificadores por electrodos sumergidos

  • Más

     

    • Sistema AFS (Anti Foaming System): detecta la espuma para evitar la emisión de gotas junto al vapor;
    • Funciona con agua de red con conductividad entre 75 y 1.250 µs/cm, y su software de control adecúa automáticamente su operación a las características del agua, para optimizar la duración del funcionamiento sin mantenimiento;
    • Cilindros de grandes dimensiones con electrodos galvanizados y filtro antical en el fondo, para una larga duración sin mantenimiento; también están disponibles cilindros practicables;
    • Producción de vapor con modulación continua desde el 20% hasta el caudal máximo (desde el 10% para los modelos con dos cilindros);
    • Sensor de conductividad integrado y software de control para optimizar la eficiencia energética y los costes de mantenimiento, con prestaciones constantes durante la vida del cilindro;
    • Vaciado automático de agua después de 3 días de inactividad;
    • Elección entre tres controles: "Y" (proporcional u on/off desde regulador externo y display con iconos), "X" (modulante con regulador integral basado en la tecnología pCO y display alfanumérico y gráfico con textos y mensajes ampliados), "W" (similar al control "X" pero dedicado a los baños turcos);
    • El modelo "X" gestiona una sonda de límite, que permite limitar la humedad relativa máxima en impulsión, evitando la formación de condensación en el conducto.

     

  • Características generales

    El funcionamiento de los humidificadores por electrodos sumergidos se basa en un principio físico muy sencillo. Debido a que el agua potable común contiene una cierta cantidad de sales minerales disueltas y es, por lo tanto, ligeramente conductora, aplicando una tensión a los electrodos metálicos sumertidos en el agua, se obtiene un paso de corriente eléctrica que calienta el agua hasta la ebullición, produciendo vapor (efecto Joule).

    La cantidad de vapor producido es proporcional a la corriente eléctrica, la cual a su vez es proporcional al nivel de agua.

    La corriente eléctrica es medida por un transformador de corriente: controlado el nivel del agua por medio de la electroválvula de llenado y por la propia evaporación, se modula la corriente y, como consecuencia, la producción de vapor.  A causa de la evaporación, el nivel del agua disminuye y debe por tanto ser repuesto.  Puesto que el vapor no transporta sales minerales, el agua aumenta su concentración salina y, por lo tanto, su conductividad, y es automáticamente diluida, de forma periódica, descargando una parte por medio de la electroválvula o de la bomba de descarga e inyectando agua fresca.

    Además, con el tiempo, la cal se deposita y ocupa parte del cilindro, que debe ser sustituido o limpiado.  El principio es sencillo, pero la realización de un humidificador por electrodos sumergidos que garantice la seguridad de uso y la fiabilidad en el tiempo necesita de un estudio preciso y largas pruebas.

    Respecto a los humidificadores por resistencias sumergidas o de gas, se enuncian las ventajas de los humidificadores por electrodos sumergidos:

    • Tienen un precio de compra más bajo;
    • Funcionan con agua potable (no completamente desmineralizada ni descalcificada);
    • Requiere la sustitución (o limpieza) periódica del cilindro;
    • Tienen una modulación adecuada para aplicaciones de confort o industriales sin requisitos extremos.

    CAREL produce humidificadores por electrodos sumergidos desde los años 70 y tiene una ventaja decisiva por su propio know-how en el campo de los controles electrónicos: precisión en la regulación, fiabilidad de la electrónica, software de control sofisticado y completo.

    Las soluciones CAREL para los humidificadores por electrodos sumergidos son humiSteam y compactSteam.