Panel eléctrico para unidades manejadoras de aire

  • Características generales

    En esta sociedad moderna y compleja, el bienestar personal y la comodidad son de importancia crucial. La humidificación correcta, además de reducir el polvo suspendido, permite a las personas en entornos cerrados respirar bien, sin problemas debido a la sequedad de las vías respiratorias primarias. La reducción en la evaporación de la piel debido a la humidificación correcta también reduce la sensación de frío y, en consecuencia, la temperatura puede reducirse, ahorrando así en calefacción y limitando la dispersión del calor entre las zonas interiores y exteriores. Las unidades de tratamiento de aire se componen de diferentes dispositivos, cada uno responsable de un proceso en específico. La modularidad es la característica más obvia de las centrales, ya que estos aparatos son diseñados y dimensionados basados en requisitos específicos. A lo largo del año, estas unidades pueden realizar diversas funciones:

    • Mezclado, filtrado y movimiento entre aire recirculado y aire exterior;
    • Aire pre y post-calentamiento
    • Aire acondicionado
    • Humidificación y deshumidificación del aire

     

    Durante la temporada de invierno, el aire seco aumenta el nivel de polvo presente en el aire. Con la humidificación correcta, la calidad del aire interior se puede mejorar reduciendo la concentración de polvo debido a una menor fragmentación de las fibras, así como una mayor tendencia de las partículas a juntarse y así ser más fácilmente filtradas. Los edificios de oficinas a menudo también incluyen áreas utilizadas para otras actividades. Esto hace que los sistemas de diseño y distribución de energía sean más complejos y crea una necesidad de integración para optimizar los costos de funcionamiento. El bienestar de las personas en el lugar de trabajo es fundamental para mejorar la productividad. Sin embargo, la comodidad personal no es la única aplicación.


    Un ambiente estable con las condiciones correctas es esencial para preservar costosas obras de arte y objetos a través del tiempo. Si el lienzo cambia constantemente de tamaño, la pintura, cuyas dimensiones permanecen iguales, quedará irreversiblemente dañada. La madera y los objetos de pergamino también serían destruidos en un corto período de tiempo si la sequedad en el ambiente comienza a hacer que se rompan.